16 restaurantes donde comer en Sevilla bien y barato (2021)

  • Por
  • donde comer en sevilla

    Hoy en interrailero os traemos una guía gastronómica de nuestra querida ciudad natal: Sevilla. Vamos a hacer un repaso por los mejores bares y restaurantes donde comer en Sevilla con dos objetivos: uno, que descubráis nuevos sabores y opciones, y dos, que no os quedéis con hambre – algo, en todo caso, de lo que no os tendréis que preocupar. ¡Comenzamos!

    Siendo muy claros, en Sevilla se come genial, y cada viaje que hago es un recordatorio de lo fantástico de las tapas y de la magnífica cultura gastronómica que tenemos en Andalucía. En un ejercicio de sinceridad, si os reconozco que Sevilla siempre ha sido bastante tradicional en cuanto a la comida, con los mismos platos una y otra vez y, en general, con pocas novedades en cuanto a restauración. Aquello nuevo o que se salía del patrón ha encontrado siempre dificultades para triunfar. Parece, sin embargo, que poco a poco nuevas opciones y conceptos menos tradicionales comienzan a asentarse en Sevilla, al mismo tiempo que los turistas se multiplican y los sevillanos abrimos nuestro paladar a la singularidad.

    No te olvides de echar un vistazo a nuestro artículo con las mejores cosas que ver en Sevilla en dos días, una de las guías más leídas de interrailero. 🚀

    También os recomendamos que leáis nuestro post sobre dónde alojarse en Sevilla y reservéis un free tour por el centro hispalense. 💥

    Dicho esto, esta guía no incorpora los lugares más turísticos ni tampoco más conocidos, es subjetiva y fruto de la experiencia de un sevillano viviendo en Sevilla. Nos gusta la comida rica, refinada, barata, en espacios bien decorados y con un servicio agradable y correcto. Todos los 16 restaurantes donde comer en Sevilla que os recomendamos son merecedores de una posición en este artículo – que no significa que no haya otros restaurantes magníficos, simplemente no los hemos visitado o no nos han gustado. ¡Os dejamos con ellos!

    Dónde comer en Sevilla: 16 restaurantes para comer bien y barato

    No nos hemos ceñido a un barrio o zona concreta de Sevilla, aunque principalmente hemos incorporado opciones situadas en el centro de la ciudad, dada la naturaleza turística del público al que nos dirigimos. Hay tanto bares de tapas como restaurantes, con diferentes niveles de precios y tanto alternativas tradicionales como conceptos más contemporáneos. En cualquier caso, es una fantástica selección para comenzar a indagar un poco en la gastronomía sevillana.

    Los 16 restaurantes donde comer en Sevilla que os recomendamos son:

    • Mareaviva
    • Depikofino
    • Torres y García
    • Casa Morales
    • La Bernarda
    • El Eslava
    • La Gorda de las Delicias
    • Tradevo
    • El Burro Canaglia
    • Milonga’s
    • Bodeguita Reyes Antonio Romero
    • La Taberna del Arenal
    • Sibuya
    • La Locanda di Andrea
    • Castizo
    • Zelai

    1. Mareaviva, uno de mis lugares favoritos donde comer en Sevilla

    En las inmediaciones del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, en el barrio de Nervión, se encuentra Mareaviva, un restaurante que abrió hace un par de años y que se ha convertido en un referente en lo relativo al marisco, la comida mediterránea y el pescado. Su comida es cimienta en un producto muy fresco y de buena calidad (uno de los camareros nos comentó que el género lo traen todos los días de la lonja de Isla Cristina) y damos fe. Es un sitio agradable, bastante moderno y con un servicio excelente – también factible para venir con niños.

    Su cocina es tradicional, con platos muy sevillanos pero ligeramente actualizados. Hay tanto tapas como media raciones (estupendas para compartir) en la que el pescado y el marisco guardan un papel predominante – aunque hay también algunas opciones para los amantes de la carne. Algunos de los platos que os recomendamos son la mini hamburguesa de ternera gallega, el canelón de carrillada, la vieira a la plancha sobre alga y las gambas blancas de Huelva.

    En todo caso, no siendo el bar más asequible de Sevilla, es apto para todos los bolsillos – un par de tapas y bebida ronda los 20 euros, que sigue siendo un precio razonable teniendo en cuenta la calidad del producto.

    Ubicación: calle Luis Arenas Ladislao, 151.

    2. Depikofino

    En la zona de la Buhaira se sitúa Depikofino, una especie de gastrobar donde se combinan platos tradicionales con toques y estéticas más modernas y contemporáneas. Aunque su interior es tosco y rústico, sus platos son bastante más refinados y el ambiente y el servicio es también excelente. Se puede comer a base de tapas y raciones y hay un poco de todo: desde un fantástico tataki de pato con salsa de fresas y guindillas a un rissoto de carrillada y crema de torta del Casar, mucho producto carnívoro (nosotros pedimos un solomillo de vaca con humo de romero que nos encantó) y alguna que otra tapa de arroz y pescado.

    Es cierto que su apariencia engaña: la comida es mucho mejor que la decoración, pero también cierto que es un restaurante apto para todos los bolsillos, con un servicio excelente y tapas más refinadas a las que los sevillanos parecemos abrirnos con el paso del tiempo. Sin duda, es uno de los restaurantes más asequibles donde comer en Sevilla y también uno de los mejores en relación calidad-precio.

    Ubicación: avenida Eduardo Dato, 29.

    3. Torres y García

    Muy diferente del anterior, Torres y García es un restaurante bastante nuevo y uno de los conceptos más novedosos de los últimos años. En nuestro caso, fuimos a celebrar un cumpleaños y la verdad es que acabamos encantados. Está en un local muy bonito, en la calle Harinas – a pocos metros de la Plaza Nueva – y, por tanto, es muy fácil llegar si te encuentras turisteando por el centro.

    Algunos de los platos que os recomendamos encarecidamente son la pizza de queso provolone, tartufata y rúcula, la ensalada de calabacines con pesto, papaya y salsa thai, el steak tartar con yema y brioche de mantequilla, las patatas bravas con alioli o la pluma de cerdo ibérico. Mención aparte se merecen los postres – os emplazamos a que dejéis hueco -, entre los que no podéis dejar de pedir la crema de mandarina con frutos rojos y granizado de lima y albahaca y las fresas en papillote, crema de limón y helado mascarpone.

    No es un sitio barato (en torno a unos 25 euros por persona) y personalmente lo reservaría para ocasiones especiales. De todas formas, la relación calidad-precio y el servicio son formidables.

    Ubicación: calle Harinas, 2.

    4. Casa Morales

    Casa Morales es uno de los grandes clásicos del centro de Sevilla. Un lugar en el que lo mismo te encuentras a turistas perdidos que a sevillanos tomando unos montaditos. Es posiblemente la opción más tradicional de esta lista y, desde luego, la que cuenta con una carta más mainstream; sus platos son clásicos sevillanos: carrillada, pinchito ibérico, gazpacho, montaditos varios, san jacobos, ensaladilla, patatas con alioli…

    Es muy reconocible por sus enormes tinajas y es un pequeño local con mesas altas. Su aspecto, muy similar al de una taberna o una tasca, es rústico y basto pero a la vez acogedor. Ciertamente se come muy bien y las tapas rondan los 2-4 euros – también hay raciones. Si buscáis gastronomía tradicional andaluza en un local muy castizo sin grandes parafernalias pero con una comida rica, es una fantástica elección.

    Ubicación: calle García de Vinuesa, 11.

    5. La Bernarda

    Nos vamos hasta otra punta de la ciudad, al barrio de San Bernardo, para recomendaros la Bernarda, un restaurante que explota un concepto hasta ahora bastante desconocido en Sevilla: el del slow bar. En este caso, el restaurante se sitúa sobre un antiguo almacén de productos que llegaban de América reconvertido en un restaurante muy acogedor, moderno y bonito. En cierta manera, recuerda un poco al famoso restaurante Amazonas de Madrid, que tan de moda se ha puesto en los últimos años.

    La carta está compuesta por platos modernos y muy ricos, pensados para ser compartidos. Nosotros estuvimos en una cena con amigos y acabamos bastante encantados: pedimos bastantes platos al centro (la tabla de quesos, la presa, el tartar de atún, unas croquetas, unos bocatas de pan bao) y decidimos compartirlos entre todos. El servicio es estupendo – muy atentos en todo momento – y ciertamente se ha convertido de nuestros sitios favoritos donde comer en Sevilla. Aunque está subido de precio, merece la pena.

    Ubicación: calle Juan de Mata Carriazo esquina con Bartolomé de Medina, 21.

    6. El Eslava

    Otro de los grandes clásicos de Sevilla (y que nunca pasa de moda) es El Eslava, uno de los mejores restaurantes para tapear de toda Sevilla. Situado a escasos metros de la Basílica de Jesús del Gran Poder, se puede comer a base de tapas (cuestan entre 3-5 euros), algunas de las cuales se han convertido en auténticos estandartes de la cocina sevillana como el cigarro de Bécquer (pasta brick con calamar y algas) o la yema sobre bizcocho de boletus y vino caramelizado. La conclusión es que es imposible fallar en El Eslava, uno de los mejores restaurantes donde comer en el centro de Sevilla.

    Ubicación: calle Eslava, 3.

    7. La Gorda de las Delicias

    La Gorda de las Delicias no es un bar que destaque ni por tradición ni por oferta gastronómica. Su virtud reside en que cuenta con una carta muy versátil, sus tapas son baratas y sencillas y está situado en una zona clave: Puerta Jerez. Suele estar muy ambientado y concurrido, y es también un bar estupendo para comer con niños.

    Como os decía, hay prácticamente de todo (pescado, carne, verdura, croquetas, lasaña…) y el servicio es rápido y eficiente. Podéis ir tanto para comer como si no sabéis dónde cenar en Sevilla. No es para nada caro y se come bien, así que más que recomendable.

    Ubicación: paseo de las Delicias, 3.

    8. Tradevo

    Tradevo es un pequeño local en el barrio de Nervión que poco a poco ha comenzando a convertirse en un referente de la cocina de autor en Sevilla. He comido algunas veces tanto en este local como en el segundo que abrieron en el centro de la ciudad (Cuesta del Rosario, 15) y nunca defrauda. Son locales pequeños, así que conviene reservar porque además se suelen llenar fácilmente.

    Se puede comer a base de tapas y medias raciones y muchas de ellas son un mix entre productos tradicionales y otras tapas más modernas y vanguardistas. No tienen una carta muy extensa, lo que particularmente agradezco, y en todo caso, todas las veces que hemos ido hemos comido rico. Es verdad que los precios son más altos que la media, pero también va en consonancia con la calidad del producto. ¿Lo mejor? Sus boquerones macerados al limón.

    Ubicación: plaza Pintor Amalio García del Moral, 2 (Nervión) y Cuesta del Rosario, 15 (Centro).

    9. El Burro Canaglia

    Pocos restaurantes han tenido el éxito que ha conocido el Burro Canaglia en sus primeros años de existencia. Con un primer local en el barrio de Nervión (calle Luis Montoto, 112), este nuevo concepto de comida italiana (bastante reinterpretada) ha sabido adaptarse a los gustos cambiantes de los sevillanos que buscan una comida más refinada y moderna con sabores alejados de lo común. En este contexto, se han expandido abriendo dos nuevos restaurantes, uno a escasos metros de la plaza de la Encarnación (calle José Gestoso, 3) y otro en pleno centro de la ciudad (calle San Pablo, 31).

    Su comida parte de platos italianos tradicionales – pastas frescas, carpaccio, pizzas, rissotos – pero siempre con una vuelta de tuerca. También cuentan con algunos platos de carne en su carta (su taco de solomillo, doy constancia, es excelente), lo que siempre se agradece. Es bastante más refinado que otros sitios de esta lista y sus locales son muy bonitos y acogedores. En todo caso, sus precios, sin ser demasiado baratos, tampoco rozan lo caro (unos 20 euros por persona).

    Ubicación: calle Luis Montoto, 112 (Nervión), calle José Gestoso 3 (las Setas) y calle San Pablo (Centro).

    10. Milonga’s

    Muchos recuerdos me trae este pequeño restaurante de comida argentina, Milonga’s, que personalmente considero es uno de los mejores de la capital andaluza. Desde pequeño hemos acudido a él para, nosotros amantes de la carne, tomar algunas de las delicias con las que cuenta en su carta: chorizos criollos, empanadillas, carnes argentinas (lomo alto, solomillos y entrecot)…

    Es una comida bastante tradicional pero con productos de buena calidad. Siempre que nos apetece una buena carne solemos venir aquí y nunca defrauda. No es barato pero la materia prima hay que pagarla y, además, el servicio es muy bueno y atento. Tienen dos locales: uno en la calle Luis de Morales, 32 (cerca del Nervión Plaza) – que es el que siempre hemos ido -, y otro en la inmediaciones de Santa Justa (calle Campo de los mártires, 1).

    Ubicación: calle Luis de Morales, 32 (Nervión) y calle Campo de los mártires, 1 (Santa Justa).

    11. Bodeguita Reyes Antonio Romero, una de las mejores opciones donde comer en sevilla barato y bueno

    En pleno centro de Sevilla, a pocos metros de la plaza de Toros de la Maestranza, se encuentra la Bodeguita Reyes Antonio Romero, un excelente bar de tapas, asequible, muy rico y con un buen servicio. Es el más joven de las cuatro bodeguitas Romero que hay en Sevilla (todas estupendas). En este caso concreto, se trata de un bar muy acogedor y moderno, ideal para tomar algo más informal.

    Hemos ido varias veces y siempre solemos pedir lo mismo: el piripí, el sevillano (uno de los platos estrellas), la tortilla de patatas, el pimiento relleno de bacalao o la berenjena rellena. Se puede comer a base de tapas (cuestan en torno a unos 2,50 euros) y la calidad es excelente. Suele estar bastante lleno, así que conviene no llegar demasiado tarde porque puedes quedarte sin sitio.

    Ubicación: calle Antonia Díaz, 5.

    12. La Taberna del Arenal

    En una ubicación privilegiada, a pocos metros de la Torre del Oro, se encuentra la concurrida Taberna del Arenal, un fantástico restaurante/bar de tapas, al que he ido en multitud de ocasiones. En esencia, sus tapas son muy tradicionales, de una cocina muy sevillana y bastante alejada de cualquier atisbo de modernidad: un buen producto de calidad, un fantástico servicio y precios estupendos.

    Suele estar muy ambientado (mucha gente joven) y se pueden pedir tanto tapas como medias raciones. Su especialidad son las carnes, especialmente el solomillo a la carbonara y al whisky, y doy fe de que están muy ricos. Al final, la Tabernita es un mítico del centro sevillano.

    Ubicación: calle Almirante Lobo, 2.

    13. Sibuya

    Para una ciudad que poco a poco se va abriendo a nuevos sabores y cocinas de diferentes países del mundo, Sibuya se ha erigido como uno de los mejores restaurantes de comida japonesa de todo Sevilla. Su local de la calle Albareda es moderno, elegante y fantásticamente bien decorado y su carta, bastante más refinada que otros asiáticos de Sevilla, es muy atractiva.

    No es un restaurante barato, no os voy a mentir, pero es una fantástica forma de adentrarse en la gastronomía asiática sevillana. Nosotros hemos comido un par de veces y hemos probado sus nigiris, los pan baos (uno de nuestros platos favoritos), algunos makis, las gyozas, el tori katsu o los dados de gambas marinados en chili mayo y cebollino – también estupendos. Todos muy ricos y recomendables. ¡Estoy seguro de que os va a encantar!

    Ubicación: calle Albareda, 10.

    14. La Locanda di Andrea

    Recomendación de una buena amiga de esta web, la Locanda di Andrea es un restaurante que sirve cocina tradicional italiana pero en forma de tapa. Fantástica idea que te permite probar diferentes opciones y no comprometerte a una sola. Son platos italianos muy tradicionales, con una carta no demasiado amplia (que para mí es siempre una virtud), una pasta muy casera y, todo ello a precios muy razonables.

    El local es bastante pequeño, un poco alternativo pero muy coqueto, y está situado en la calle Feria, en el barrio de la Macarena. Las diferentes tapas cuestan en torno a unos 3,50 euros y con un par de ellas acabas lleno. Nosotros probamos los raviolis de riccota con salsa de mantequilla y parmesano, los gnocchi de gorgonzola, los tagliatella ortolana con cúrcuma y verduras salteadas y su piadina de jamón y queso (plato estrella del restaurante). El resultado es una comida rica y sabrosa, a buen precio, con un servicio atento y educado, y un ambiente formidable.

    Ubicación: calle Feria, 15.

    15. Castizo

    Uno de los restaurantes más encantadores de Sevilla (y también de mis favoritos) es Castizo, un local situado en pleno centro de la ciudad, a escasos metros del Puente de Triana y de la Plaza de toros de la Maestranza. Pertenece al mismo grupo de restaurantes que Torres y García (que también hemos recogido en este artículo) y es una apuesta por platos tradicionales con un toque original.

    El local es muy bonito y la presentación de los platos es impecable. Se pueden pedir tanto tapas (giran entre los 3 y 5 euros) como raciones, que bien se pueden compartir si sois varios. Algunos de nuestros favoritos: las patatas bravas, el montadito de gambas con alioli, el pollo deshuesado a la parrilla, el mini serranito o la cebolla entera frita con crema de queso de Ronda. La relación calidad-precio es excelente y ronda los 15 euros por persona.

    Por último, el toque más curioso y original lo pone su baño, decorado con fichas de dominó.

    Ubicación: calle Zaragoza, 6.

    16. Zelai

    En pleno centro de Sevilla (calle Albareda, 22) y rodeado de turistas y bares se encuentra Zelai, un restaurante abierto en 2008 – por tanto, un veterano ya del centro hispalense – que es la perfecta combinación entre carne y pescado; cocina tradicional y contemporánea; y productos de calidad a buenos precios (en torno a unos 25 euros por persona). Su decoración es bastante moderna, con una extensa barra y un servicio atento y rápido.

    No exagero al reconocer que se ha convertido en los últimos años en uno de mis restaurantes favoritos de la ciudad. Algunos de los platos que no podéis dejar de pedir y que atestiguan parte de su éxito son: las patatas bravas con aji de rocoto y caviar de guindillas, el taco de foie con reducción de PX y membrillo a la manzana, el ceviche de mango y setas, la hamburguesita de langostinos en pan de tinta de calamar con alioli de fino y bastones de batata, el cono de steak tartar con guacamole y mayonesa ahumada o el solomillo de vaca. En resumen, una relación calidad-precio fantástica y una cocina excelente.

    Ubicación: calle Albareda, 22.

    Recomendaciones sobre donde comer en Sevilla barato

    Espero que con estas recomendaciones sobre los mejores sitios donde comer en Sevilla veáis de forma amplia todas las posibilidades que ofrece la capital andaluza y, sobre todo, disfrutéis de su maravillosa gastronomía y de sus tapas. Este artículo tiene vocación de continuidad, así que pretendemos actualizarlo y mantenerlo al tanto de las novedades gastronómicas sevillanas.

    Mientras tanto, aquí os dejamos algunos artículos sobre España y Sevilla para que sigáis leyendo sobre nuestra ciudad natal:

    🌟 ¿Vas a viajar próximamente? En tiempos de covid es imprescindible viajar con seguro de viaje. Por eso, hemos escrito un artículo con los mejores seguros de viaje y os dejamos nuestro descuento del 5% en Mondo, la mejor aseguradora del mercado. 🌟

    Artículos relacionados